Se encuentra usted aquí

Masiva asistencia al cierre de Jazz al Parque 2017

Cerca de 35 mil personas asistieron a las dos jornadas del festival que celebra el género en Bogotá, en una doble jornada en la que las familias disfrutaron de lo mejor del jazz nacional e internacional

Al filo del medio día de este domingo comenzó en el Parque Metropolitano El Country la segunda jornada de la fiesta del jazz que convocó varias de las mejores bandas locales, nacionales e internacionales de la escena actual.

Los Hermanos Menores, fueron los encargados de lanzar las primeras notas a la tarde bogotana, con su experimentación sonora de fusiones entre elementos del jazz y el punk con algunos ritmos de las músicas tradicionales de los Andes, como la guabina.

A pesar del viento que azotaba la capital el público recibió agradecido las tonadas de Nicolás Ospina uno de los más versátiles y reconocidos músicos de la escena bogotana;  pianista, compositor, arreglista, productor y cantante, el artista compartió con la receptiva concurrencia su más reciente repertorio.

La banda del brasileño  Gabriel Grossi fue la encargada de traer las primeras sonoridades internacionales, para dejar claro ante un público más que entusiasta, porqué es considerado uno de los mayores representantes de la armónica en el mundo.

A su turno, la banda bogotana Bituin, trajo a escena su particular, lúcido y arriesgado estilo para interpretar canciones populares latinoamericanas, transportando a los asistentes a mundos pasados de músicas perdidas en el tiempo con libertad e ingenio.

El cuarteto holandés The Ploctones llegó al escenario para impregnar la atmosfera con su impredecible repertorio de jazz, rock, blues, funk, latin, kaseko, punk, pop y bluegrass y hacer una demostración de su virtuosismo en las

las melodías más sutiles en el bajo y los ritmos más pegajosos en la guitarra, el saxofón y la batería. 

Todo estaba listo, entonces, para recibir a La Resbalosa, un proyecto que reúne los principales aires de la música afroperuana y que a punta de saxos, eufonios, guitarras de siete cuerdas y el tradicional cajón peruano, dejo en el escenario toda la pasión musical que también caracteriza al país vecino.

Al caer de la tarde fue la vocalista Jazzmeia Horn la que derramó ante el público vibrante, que rebosó el Parque El Country, toda la carga de esa energía vocal y esa presencia escénica arrolladora que la han elevado al pedestal de las mejores vocalistas del momento.

“ Fue muy valioso constatar que el encuentro de diferentes concepciones musicales, dentro de la práctica del jazz, motiva a que distintos grupos sociales se aproximen al festival y experimenten la riqueza de la diversidad  cultural que lleva a que los Festivales al Parque sean escenarios idóneos para fortalecer el respeto a la diferencia”, señaló Jaime Cerón subdirector de las artes del  Instituto Distrital de las Artes – Idartes, entidad de la Alcaldía Mayor de Bogotá, encargada de la realización del festival.

Ganador de seis premios Grammy y tres Latin Grammy, pianista, compositor y arreglista cubano fue el gran Chucho Valdés el encargado de dar cierre a una jornada de libertades musicales que convocó a miles de familias en un espacio pleno de actividades, experiencias lúdicas y oportunidades de apreciación artística.